DEGRADACIÓN DE LA IMAGEN DE LA MUJER

Etiquetas

Hay un tema que está creciendo alarmantemente y es el tema de la degradación de la imagen femenina y lo más impactante es que muchas veces proviene de la misma mujer. 

Ya no sólo viene de la publicidad y de los medios de comunicación, ahora la misma mujer está exhibiéndose y aprobando ser sometida a un prototipo de hembra que se construye en las redes sociales, en las pasarelas, en las noticias de farándula, que casi que se limita al aspecto físico. La misma sociedad está creando e imponiendo estándares de belleza que se reducen al aspecto externo, sin darle valor a lo que hay internamente.

Se nos exige perfección en el diseño social de lo que debe ser una mujer, se están imponiendo modelos que muchas veces llevan a casos de inestabilidad emocional, de enfermedades como la anorexia, la bulimia, etc, en el afán por llegar a parecernos a los estándares o al menos a no desentonar tanto.

Es triste ver que todo evoluciona y aún así somos débiles ante estos estereotipos que están llevando a que la apariencia y lo que se ve desde afuera sea lo más apreciado, que la aprobación colectiva por mi apariencia sea más importante que lo que soy y lo que tengo en mi interior, que mis valores y mis cualidades. 

La esencia de la mujer debe estar en su SER más que en su APARENTAR. Lo de afuera pasa con el tiempo y no es determinante para mostrar de qué estamos hechas.

Durante situaciones difíciles como pleitos sentimentales, enemistades, celos, y de otro tipo, los ataques entre mujeres se enfocan principalmente hacia lo que hay afuera, hacia la “cubierta”, la apariencia física. “Te dejó por esa vieja fea?” Como dije arriba, nosotras mismas nos restamos valor frente al clan masculino.

Esta degradación se da en todos los estratos sociales y con mujeres en todos los roles. Me llama la atención ver que inclusive dentro de sus casas, las mujeres son degradadas por sus esposos, comparándolas con otras mujeres más jóvenes, o más bonitas (según los estándares superficiales de la sociedad), por el deseo de tener y de lucir mujeres “soñadas”.

En qué se está basando la sociedad para juzgar a las mujeres? 

¿Cómo cambiar una cultura que nosotras mismas seguimos impulsando cada vez más?. “Debo hacerme cirugía, si no mi marido va a salir a buscarse una más buena que yo”, “Con ese cuerpazo cualquier cosa te queda bien”… “pareces 90-60-90”, “qué bonita te quedó la nariz respingada”, etcétera.

El número de cirugías estéticas sigue creciendo exponencialmente. Según encuestas de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps),

más de 21 millones de procedimientos quirúrgicos se realizaron en 2018.

¿Por qué las mujeres nos enfocamos más en mostrar lo que está afuera, que lo que realmente somos? Nos afanamos porque nos admiren, porque elogien nuestro cuerpo, nuestro diseño de sonrisa blanco traslúcido, nuestras cejas permanente,  pestañas alargadas, la cintura más fina, el abdomen más marcado. Y todo esto es respetable y es parte de lo que es ser mujer, pero no es lo más importante. ¿Por qué la apariencia física se ha convertido en lo más importante? en muchos casos es casi una obsesión. ¿Por qué el verse despampanante se está imponiendo como lo más admirable en una mujer? 

¿Por qué no nos jactamos diciendo  “me quiero porque soy genuina, porque soy inteligente, independiente y no sumisa, porque soy una guerrera, porque aunque me caiga me vuelvo a levantar, porque se quién soy, porque no me da pena salir a la calle sin maquillaje,  porque estoy dispuesta a estar en las buenas y en las malas, porque quiero ser mejor cada día y cultivar cosas buenas en mi?

Hoy la degradación se refleja en todo lado: en la música, en las revistas, en el internet, en la publicidad, en el cine, en las bromas, etc. 

El regaetton es un ejemplo directo. Ahora muchas cantantes para tener más éxito y más fama, no necesariamente deben tener más calidad vocal o mejor perfil artístico, basta con tener una figura voluptuosa y la que más muestra muchas veces es la que más vende. 

Y ni qué decir de la manera en la cual se refieren a las mujeres algunos  reguetoneros. Siempre debe haber mujeres mostrándose semidesnudas en estos videos, si no, no son tan llamativos. Entre menos ropa lleven encima y más curvas se vean, más impacto se causa.

La mujer se encuentra ahora tan expuesta a cumplir con los estereotipos sociales, que se podría decir que casi todas las actrices de “Hollywood después de sus 40 años, e inclusive antes, se han sometido a alguna cirugía para mejorar su apariencia y muchas de ellas lo han hecho no porque quieran, sino bajo la presión de seguir mostrando belleza física y superficial para no quedar fuera del medio.

Es bueno aprovechar la belleza física, es bueno quererse, arreglarse, sentirse bonita. Pero no es bueno que esto se vuelva una obsesión, que se haga  negocio de la inseguridad provocada a las mujeres. Para ser aceptada y para que un hombre se fije en mi, debo tener el pecho grande, el trasero levantado, el vientre plano, alisar las arrugas, que lleva maquillaje permanente, pestañas largas, etc. se vuelve una carga.

Con tristeza he visto en Internet muchísimas páginas en lugares que uno ni se imagina, de jovencitas, universitarias, y  muchas menores de edad, que compiten por ofrecer la foto del mejor cuerpo, el mejor pecho y el mejor trasero, la que ofrece los mejores servicios, que van desde acompañantes sólo de mostrar, hasta mujeres que aseguran “final feliz”, cómo lo quiera, cuándo lo quiera y dónde lo quiera, e inclusive crean orgullosamente “empresas” alrededor de la venta y degradación de la mujer, con representantes y líneas de contacto y hasta referidos. 

Creo que este resultado es consecuencia de una ruptura en la cultura y la educación. A los hombres se les debe enseñar desde la niñez a ser respetuosos con las mujeres, a respetar el cuerpo femenino, a expresarse apropiadamente al referirse a una mujer, a no pagar por sexo.  

Creo que un hombre que paga por tener sexo con una mujer, manifiesta allí muchas carencias e inseguridades. ¿Quién tiene menos autoestima, quién ofrece el servicio o quien paga por usarlo? 

Cada vez se ven más hombres que insisten en comprar a la mujer de pechos grandes, grandes nalgas, cabello largo y sedoso, abdomen perfecto, piernas bronceadas y muy torneadas. Hombres famosos que se toman fotos rodeados por tres cuatro o más mujeres voluptuosas, con prendas íntimas o trajes de baño que dejan poco a la imaginación, y los demás hombres los ven como “admirables”. Peor aún, niños bailando encima de sus compañeritas de baile, y riéndose de hacer movimientos obscenos, niños refiriéndose a la mujer como si fuera un objeto o un juguete para entretenimiento. Creo que me quedo corta en ejemplos, pero….

¿El error estará en que los hombres sueñen con mujeres perfectas o en que las mujeres insistamos en querer estar dentro de estos estándares para cumplir con los deseos masculinos? 


Luce tu cuerpo, muestra tus encantos físicos, pero evita que el interés por lograr fama, éxito, crecimiento profesional, dinero, estabilidad, etc, defina tu valor, contamine tu esencia, opaque tu gracia femenina y tu belleza natural.

CRISIS FINANCIERA

Alguien que no ha pasado una verdadera crisis difícilmente puede hablar de “cómo afrontar y cómo superar una crisis” y mantenerse motivado cuando todo o casi todo se ha perdido.

Cuando uno busca artículos o consejos sobre cómo superar una crisis lo que normalmente le dicen es debes crear un presupuesto, no puedes gastar más de lo que ganas, haz una hoja de trabajo, haz una hoja de balance, en fin. Pero muy pocos  dicen realmente qué puedes hacer cuando estás en el fondo, cuando no tienes un centavo para comprarte un pan, cuando sabes que no puedes gastar ni una moneda porque te va a hacer falta mañana, no te dicen eso.

¿Qué pasa cuando la crisis va más allá de ser un momento difícil y limitante y se convierte en un momento caótico de total iliquidez? ¿Cuando esto te trae conflictos emocionales, familiares y se empiezan a crear un sin número de frustraciones?

¿Qué hacer cuando no es suficiente reducir gastos porque ya no tienes de dónde reducirlos?, cuando estás gastando estrictamente en artículos de primera necesidad y en lo básico. ¿Alguna vez has pasado por una situación de este tipo?

He  trabajado desde que tengo 17 años, así que le tengo cero miedo al trabajo, pero lamentablemente he tomado malas decisiones que me han llevado a pasar por momentos de crisis y la más grande de la cual apenas estoy saliendo, se ha dado siendo profesional  y con una hija a mi cargo. 

Tuve durante algún tiempo un empleo donde me pagaban viajes, me relacionaba con gente de cargos medios e inclusive directivos en las organizaciones de los clientes que me asignaban. Alcancé a tener buenos ahorros, desperdicié muchos de ellos persiguiendo sueños en los que no lo di todo y desistí en el camino. 


Tomé varias decisiones que me fueron preparando el terreno para llegar a enfrentarme a la crisis financiera más grande que hubiera pasado y que estuvo literalmente a punto de derrumbarme…me caí, pero no me rendí.

Esta es la historia:

Tomé mis ahorros de más de 3 años de trabajo para abrir un local, en un país en el cual no conocía la cultura del consumidor, ni el ambiente comercial, no hice una investigación de mercados y para completar, el sitio que elegí resultó siendo el menos indicado para el tipo de producto que yo ofrecía.  Así que como todo emprendedor, arranqué mi negocio muy ilusionada, pero sin saber cuáles eran los verdaderos riesgos.

Pasaban los días y no se vendía. Me escudaba en decir…ah es el mes, en enero la gente no tiene dinero, o apenas nos están conociendo, etc

Seguían pasando los días y pasaban los días y nada. La primera venta la hice 10 días después de haber abierto el local…10 días después!!! pasando allá todo el día, casi todos los días, sometiendo a mi hija que tenía un poco más de un año de edad a permanecer allí todo el día conmigo. Se que muchas de ustedes han hecho lo mismo que yo, he ido a locales comerciales donde está la mamá con su hijo o hija en su cochecito al lado mientras ella vende. Mi hija soportó 6 meses junto a mi, hasta que  finalmente pasó lo que tenía que pasar…. me quedé sin recursos, sin capital, sólo logré hacer ventas para pagar 2 meses de arriendo, decidí cancelar el contrato de arrendamiento y renunciar al menos en ese momento a ser “empresaria” o comerciante. Muchos dirán quizás que fui un gran fracaso… no sé, pero ¿Qué gané de mi intento? Experiencia, ¿A un altísimo precio? Si, pero también coraje y tenacidad para empezar de nuevo.

Pagué varios miles de dólares en ese intento, mi hija y yo nos afectamos físicamente, nos bajamos de peso, pagué para parada en un pasillo solitario de un centro comercial por tantas semanas…cuando pude haberme quedado en mi casa, gastándome mis ahorros, sin esfuerzo y después de seis meses estoy segura que hubiera aún tenido dinero para seguir tranquila. Cómo te sentirías después de hacer tanto esfuerzo para quedar peor que antes? Crees que esto es frustrante? Es una bofetada a la moral de cualquier persona, es un golpe durísimo. 

Perdí prácticamente todo. El producto tuve que empezar a venderlo puerta a puerta a unos precios por debajo del costo muchas veces, los muebles quedaron arrimados porque nadie me los compraba casi ni dándolos regalados, quedé prácticamente ilíquida,  en un país donde no tenía una red de amigos, con una hija a bordo que me exigía actuar… CRISIS TOTAL.  Ya el mal estaba hecho, gasté mi dinero. Logré hacer un par de cosas después de entregar el local, paños de agua tibia, pero sin tener un enfoque de lo que realmente necesitaba hacer para cambiar la situación a un largo plazo. Quedé atrapada en situaciones y soluciones coyunturales que no me permitieron reaccionar como tuve que haber reaccionado. Cuando hay crisis TODO centavo cuenta, absolutamente TODO y todo centavo se debe usar con un buen propósito. 

Hay que hacer sacrificios, buscar opciones y actuar lo más rápido posible antes de que el negativismo, la culpa, y la frustración ganen la pelea. Y actuar con inteligencia, dejando las emociones de lado. La única emoción que nos debe embargar en un momento de crisis es el OPTIMISMO y es la más difícil de lograr…porque uno llega a la casa aburrido, negativo, pensando qué hacer, de dónde va a salir dinero, quién me va a ayudar? Y quiero decirte que El ÚNICO que te puede ayudar en un momento de crisis eres TU mismo, si crees en Dios encomiéndate a El, ten fe en ti mismo. Acercarme a Dios me ha regalado muchísima serenidad para pensar antes de actuar, si crees fuertemente en ti y en que las cosas te van a salir bien, las cosas positivas te van a llegar.

Enfócate en tus talentos, en tus dones, en las cosas que te gusta hacer y para las cuales eres muy bueno. Lee, aprende algo nuevo, se servicial. Muévete.

No soy la primera ni seré la última en fracasar en un negocio. Pero comparto la lección aprendida, quiero compartirla y espero que a alguien le sea de utilidad. Para quienes están interesados en iniciar un negocio de inversión baja o media, y que quieran garantizar el éxito de sus proyectos, les quiero hacer algunas sugerencias. Soy administradora de empresas y aún así me equivoqué, “al mejor panadero también se le puede quemar el pan”, pero de los errores se aprende y tal vez compartir mi experiencia y lo que me compartieron quienes tenían otros locales en ese mismo centro comercial, te evite cometer los mismos errores.

¿Qué se debe tener en cuenta?

  1. Tener una idea y conocer del negocio “zapatero a tu zapato”. Puedes meterte en algo que no conoces, pero va a demandar mucho tiempo prepararte para sentirte cómodo.
  2. Hacer un estudio de factibilidad, o un estudio de mercado.
    Puede sonar algo altamente especializado, pero no es más que observar y entender la cultura alrededor del producto que deseas vender. Entérate y profundiza en la realidad del sector. Visita el centro comercial o el sector donde quieres ubicarte y ve si venden tu producto, cómo lo venden, a quién? Pregúntale a tu familia o a tus amigos su opinión sobre tu idea.
  3. Si la idea es viable, haz un estudio un poco más detallado donde especifiques a quién le vas a vender, este será tu público objetivo. Ten en cuenta la cultura, edades de la gente a quien quieres llegar, capacidad adquisitiva, etc. 
  4. Ten en cuenta a tu competencia. Analiza y determina cuál es tu diferenciador para competir con ellos. SI no tienes competencia, de todas maneras debes revisar cuáles productos o servicios podrían ser sustitutos del tuyo o competidores a futuro.
  5. Identifica cuáles serán tus costos (muebles, costos de producción, de arriendos, etc.) y cuánto será tu ingreso estimado.  
  6. Manos a la obra!

Ten en cuenta que no siempre se empieza ganando…debes contar con un capital para cubrir imprevistos y para sostener tu negocio mínimo por 6 meses, aún si no lograras vender lo esperado, mientras se crea tu base de clientes y el negocio sigue su curva de maduración. 

Algunas recomendaciones adicionales:

  • Empieza con costos fijos lo más pequeño posibles…es importante soñar en grande pero asume riesgos calculados.
  • Puedes promocionar tu negocio en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, etc y principalmente…
  • Procura siempre tener una actitud positiva para que atraiga cosas buenas y para que tengas la fortaleza de vencer las que no lo son.

Me gustaría saber qué momentos de crisis has pasado, a qué crees que se han debido, y cómo los has afrontado? Lograste superarlos? Sientes que si volvieras a pasar una situación así ¿Estarás más preparado para estar en pie, fuerte ante lo que sea??

SMF

Porque te quiero te aporreo…

Esa noche tomamos juntos una botella de vino, escuchamos música, estuvimos cantando y muy tranquilos. Cuando estaba muy ebrio, me dijo que yo era una prostituta porque ya había estado con otros hombres antes de conocerlo a él, le respondí que juzgar a una mujer por eso era de un poco hombre. 

Mi respuesta lo enfureció, se vino encima mío, corrí al cuarto a esconderme y llegó a golpearme con su cinturón. Recuerdo que puse las manos sobre mi cabeza intentando cubrir mi cara con mis brazos. me dio 3 o 4 golpes, se detuvo ante mis súplicas y se fue a dormir.

Al día siguiente, como quizás han escuchado que es usual en estos casos, me pidió perdón y me prometió que no iba a volver a hacerlo. 

Meses después tuvimos una discusión telefónica. El estaba en sano juicio, pero muy molesto mientras hablábamos. Cuando llegó a buscarme, no dijo nada, sólo me pidió que subiera al carro con él para irnos a casa. Yo tomé mi hijo en brazos, subí al carro junto a él y salimos del estacionamiento, cuando salimos del centro comercial empezó a golpearme la cara con sus puños, por encima del bebé. Le pedía que se detuviera, que tuviera cuidado con el bebé, pero cada palabra de mi boca más lo enfurecía. Al llegar a casa permanecí totalmente en silencio, aterrada sosteniendo a mi hijo, evitando llorar y empeorar la situación. 

Al día siguiente, con mi cara llena de morados, uno de mis ojos inflamado, se acercó a disculparse y a preguntarme ¿Por qué tenía que provocarlo a hacer esas cosas? me prometió que no lo iba a volver a hacer esta vez. 

Pasó mucho más tiempo esta vez antes de que volviera a intentarlo. La tercera  vez, lo que ocasionó la discusión fue una decisión que él tomó sobre pagar algo , que yo cuestioné, por no haberlo hecho antes. Me empujó contra la pared, parado frente a mi me tapó la cara con su mano abierta y me apretó por varios segundos, luego me soltó y salí a sentarme en la mesa del comedor. Allí llegó y empezó a golpearme los brazos con una regla. Nuestro hijo lo vió y empezó a gritar asustado “mami, mami”… en ese momento  él se contuvo y dejó de golpearme. Pero me aseguró que una vez el bebé se durmiera me iba a destrozar a patadas, por haberle amargado el rato. Y que no pensara siquiera en salir del apartamento.

Me quedé viéndolo sin ser muy obvia, intentando entender qué pasaba, ¿por qué en las noches quería tener intimidad conmigo y luego por cualquier comentario se convertía en un monstruo? ¿Por qué la persona que había prometido cuidarnos a mi hijo y a mi, me estaba atacando de este modo? Oré mucho en silencio, muy asustada le pedí a Dios que nos protegiera a mi hijo y a mi. Milagrosamente un rato después, él recibió una llamada y tuvo que salir, no sin antes advertirme que si se enteraba que yo salía del apartamento, luego iba a ser peor. 

Tan pronto salió corrí a guardar lo que pude en la pañalera de mi hijo y decidí salir de nuestro hogar y pasar la noche en una hostal mientras buscaba ayuda.

Una semana después, con todo el dolor y la frustración que sentía, me separé definitivamente de él.

———– ———– ———–

No se por qué muchas veces las mujeres no nos sentamos a pensar con la cabeza. Permitimos que nos hagan daño, nos amenacen, que nos cohiban y nos priven de nuestra libertad de expresarnos, de ser como somos y buscamos siempre la forma de justificar a nuestra pareja…pobrecito!! Tiene mucho trabajo, tiene mucho estrés, las deudas lo ponen así, son los problemas, dije algo que no debía, la próxima vez evitaré llevarle la contraria, etc

Será que los problemas y las presiones son excusas suficientes para ejercer violencia física o sicológica contra alguien a quien “quieres”?

Fui víctima de agresiones verbales fuertes muchas veces y un par de veces de agresión física que por suerte no pasó a ser de gravedad.

¿Conocen el dicho de por qué te quiero te aporreo? Pues les digo que NO es así,  “si te golpea NO te quiere”, así de simple. Aplica para golpes físicos y morales. 

Piénsalo, si te está golpeando es cualquier cosa menos amor, así que mejor corre antes de que sea peor cada vez, antes de que sea demasiado tarde!

SMF 


No puedo con la traición

Si no lo digo, voy a explotar.

¿Por qué te molesta tanto que la gente te traicione?

Al final si alguien te traiciona, te das cuenta, te alejas, y empiezas de nuevo…es un favor de la vida hacia ti. O preferirías vivir una vida de mentiras? Estar con alguien que no te aprecia realmente? Estar con alguien que no está dispuesto a estar contigo en los peores momentos? Por qué sufres por alguien a quien quizás le diste todo y no pudo darte ni las gracias?

La vida y si crees en Dios, son justos con quienes han sido justos en los pequeños y grandes detalles. No te sientas mal porque alguien no te quiso como tu esperabas que te quisiera, quizás ese alguien simplemente no tiene la capacidad emocional de ver el verdadero valor dentro de las personas, quizás ese alguien tiene muchas carencias afectivas y disfraza su debilidad y sus miedos en una cara de altivez y dureza emocional. Quizás ese alguien que cambia de parecer como si cambiara de camisa, o tan fácil como respirar, es un ser exitoso profesionalmente, que se cree fuerte, maduro, el rey del cosmos, pero en el fondo es sólo un ser solitario, débil, confundido, perdido en un mundo donde cree que tiene dominio, pero donde no es consciente que está siendo dominado, por sentimientos de orgullo, de soberbia, de culpa, de vanidad.

Quizás es un ser envidiado por aquellos que creen que el éxito es simplemente tener cosas para mostrar, dinero para gastar, darle de comer a una familia, comprar regalos costosos a los hijos, hacer viajes y postearlos en redes sociales …pero en el fondo seguramente es un ser que no sabe a qué vino a este mundo más allá de manipular, jugar, dañar para cubrir sus momentos de inseguridad. Alguien que empieza las cosas y no las termina, que gusta dejarlas a medias, de tomar decisiones a medias para no asumir los resultados. 

¿Por qué te molesta tanto que la gente te traicione?

¿Prefieres estar rodeada de personas que no te quieren genuinamente? ¿Qué pierdes al perder a alguien que no te quiere sinceramente? Darte cuenta de una traición, es una oportunidad de limpiarte de personas que jamás te van a permitir ser feliz y abrir espacio a quienes si lo harán. 

SMF

This is life…
It´s not always what we want,
it´s not always what we are,
it´s not always what we dream of.
This is life…
Strong, to be strong
I´m the strongest of all.